Virgen María, Madre de la Compañía de Jesús

Virgen María, Madre de la Compañía de Jesús

La fiesta de hoy, 22 de abril,  no solo es importante para los jesuitas por lo que la Virgen significa para la Compañía (y por extensión para toda la Iglesia) sino por lo que significó para San Ignacio de Loyola. Los pasos mayores de su vida de fe y de entrega hacia los demás los dio siempre acompañado por la Virgen en días o lugares señalados. En Montserrat, hizo una vigilia en la víspera de la fiesta de la Anunciación. Sus primeros votos los hizo en Montmartre (París) en la solemnidad de la Asunción. Su primera misa la tuvo un día de Navidad en la Basílica de Santa María La Mayor de Roma. El 22 de abril de 1541, con cinco compañeros (Salmerón, Laínez, Broet, Jay y Codure), siete meses después de que el papa aprobara la Compañía celebró la eucaristía en la Capilla de Nuestra Señora de San Pablo Extramuros, también de Roma, y en ella pronunciaron los primeros votos como orden religiosa. Se ve cómo la Virgen ha sido la guía de la Compañía en todo este tiempo, ya que lo era del propio Ignacio. San Ignacio escribió: Cuando llegamos a San Pablo los seis nos confesamos, unos a otros. Se decidió que Íñigo dijese misa en la iglesia, y que los otros recibiesen el Santísimo Sacramento de sus manos, haciendo sus votos de la siguiente forma: Ignacio diciendo misa y justo antes de la comunión, sosteniendo un papel con la fórmula de los votos, se volvió hacia sus compañeros que estaban arrodillados, y pronunció las palabras de los votos. Después de decirlas, comulgó recibiendo el Cuerpo de Cristo. Cuando terminó de consumir colocó las cinco hostias consagradas en la patena y se volvió hacia sus compañeros. Cada uno tomó el texto de los votos en su mano y dijo en voz alta las palabras. Cuando el primero terminó, recibió el Cuerpo de Cristo. Luego, por turnos, los demás hicieron lo mismo. La misa tuvo lugar en el altar de la Virgen, en el que estaba reservado el Santísimo Sacramento. Cuando acabó la misa, después de orar ante los otros altares, regresaron al altar mayor, donde todos se acercaron a Íñigo. Le dieron un abrazo, con mucha devoción, sentimiento y lágrimas; así finalizaron la ceremonia de los votos y le dieron comienzo a su vocación. Desde entonces, los jesuitas celebramos esta fiesta con gran alegría y devoción. (Fuente: Jesuitas de Centro América)
«Sexualidad y trascendencia», en Christus de abril-junio

«Sexualidad y trascendencia», en Christus de abril-junio

La posición de la Iglesia frente a la sexualidad ha sido cuestionada muchas veces, sin embargo, más allá de los tabús y el secretismo con que se ha tratado, nuestro número de abril –junio hoy quiere aproximarse a ésta como un tema fundamental de la condición humana y presentarla desde una dimensión incluyente. La sexualidad y la espiritualidad son dos aspectos de la vida que se comunican y se alimentan mutuamente para ponernos en comunión, con todo el cuerpo y nuestra energía amorosa y vital, con las demás personas con la creación y con el Creador. Juntas, espiritualidad y sexualidad son camino a la unidad de la persona. Queremos abrir espacios y replantear una sexualidad que pueda ser fuente de gozo, libertad, fecundidad y amor, no exclusivamente ligada a la procreación, si no a la Creación completa con todos sus matices, emanados de la bondad de Dios y desde luego, sin caer en la burda óptica de la culpabilización o la invisibilización. Desde una óptica incluyente, varios de nuestros autores: Pedro Reyes SJ; José Bayardo MSpS; Carlos Navarro, de la agrupación católica mexicana LGBTI y Selma Aronovich, directora de familias de Guimel, una fundación judía que apoya a las personas LGBTI de su comunidad, exploran desde sus textos esta realidad, respetando y reconociendo los diferentes caminos y opciones frente a ella, pero con el deseo de descubrir en ellos al Dios de la vida. (Con información de Lourdes Gállego Martín del Campo, editora de Christus) Este número estará próximamente a la venta en las librerías de Buena Prensa. Para suscripciones visite la página de la editorial Jesuita Buena Prensa: https://buenaprensa.com/suscripcion-mexico-christus.html
«Los Jesuitas: presente, pasado y futuro», nuevo mural en IBERO Ciudad de México

«Los Jesuitas: presente, pasado y futuro», nuevo mural en IBERO Ciudad de México

El mural ‘Los jesuitas: presente, pasado y futuro’, ubicado en el área del péndulo de la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero(Edificio ‘T’, piso -2) de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, fue formalmente inaugurado el pasado miércoles 3 de abril, luego de que los maestros David Fernández Dávalos, S. J., Rector; y Francisco Messeguer Guillén, autor; develaran la placa conmemorativa. Previo al acto, autoridades y académicos dieron algunos mensajes sobre el mural. El Rector recordó que en el momento en que se dio la luz verde a su manufactura se comentó que el campus de la IBERO necesitaba ser enriquecido con una mayor iconografía de los grandes pensadores, de los aportes de la ciencia, de la historia patria y de la Compañía de Jesús, sobre esta última, para transparentar en los pasillos de la Universidad lo que quiere hacer la IBERO como proyecto en México, desde la Ciudad de México y la de Tijuana. El mural recoge parte de la historia de la Compañía de Jesús, desde su fundación hasta el actual Papa Francisco (jesuita), mezclado con acontecimientos nacionales, con la fundación de la IBERO y también con la presencia de algunos de los mártires jesuitas importantes para América Latina, como el Padre Ignacio Ellacuría. El mural aparece en un momento oportuno en el trayecto histórico de la Universidad Iberoamericana, “dado que por un lado hace transparente el espíritu que nos anima, la tradición de la que somos herederos, la historia a la que queremos dar continuidad; que es una historia de compromiso, de servicio a la Iglesia, de entrega hasta el sacrificio, de contribución a la ciencia, a las artes en general. De esa tradición venimos, a esa tradición queremos darle continuidad”. El mural quizá marcará un antes y un después de él, pues aparece en una etapa de transición de la IBERO, para ponerse al día en sus planteamientos académicos, en sus métodos de estudio, en sus contenidos fundamentales, en su vinculación con la sociedad, en la composición de su comunidad universitaria, en los perfiles y credenciales que deben tener sus docentes, y en el tipo de egresados que quiere ofrecer al país y a la humanidad. Por lo anterior, Fernández Dávalos manifestó su alegría por poder inaugurar el mural, que será un símbolo de la IBERO, y “que ya empiezan a venir a conocer exprofeso, y que seguramente difundirá nuestra Universidad más allá de nuestros muros y fronteras”. Asimismo, agradeció a quienes hicieron posible contar con el mural, entre ellos quien lo pintó, Francisco Messeguer, quien ofreció gratuitamente a la Universidad su trabajo, talento, capacidad y tiempo “para hacer este hermoso mural, en un detalle de solidaridad y de identificación cabal con lo que son nuestros ideales y nuestro planteamiento cultural, educativo, social”. (Con información de ibero.mx).