La parroquia jesuita del Verbo Encarnado y de la Sagrada Familia, de la Ciudad de México, hace un llamado a ONGs, universidades, parroquias, medios de comunicación, autoridades y a la sociedad en general para que actúen urgentemente ante la “precaria condición” en la que se encuentra la comunidad otomí de la colonia Roma Norte, tras el sismo del pasado 19 de septiembre.

En dicha zona de la capital mexicana viven entre 65 y 70 personas (hombres, mujeres, menores y bebés) originarias del pueblo indígena otomí de Santiago Mexquititlán, Querétaro. Muchos se quedaron sin un lugar donde habitar dignamente luego de que este fin de semana se les informó que no podían quedarse en una casa que se les proporcionó temporalmente tras el terremoto, por lo que ahora tienen que acampar en un parque y en condiciones precarias.

Mediante un comunicado firmado por el párroco jesuita, José Luis Gonzalo Rosas Morales, S.J., se pide que las autoridades respeten los derechos humanos de la comunidad indígena y que den solución a la necesidad de vivienda digna.

A continuación el comunicado íntegro:

ACCIÓN URGENTE by Comunicación Jesuitas México on Scribd

Compartir: